Mitigación y Adaptación al Cambio Climático

Mitigación y Adaptación al Cambio Climático

A la hora de luchar contra el cambio climático para prevenir los impactos que causa en los diferentes sistemas del planeta, el ser humano aplica dos tipos de medidas: las de mitigación y las de adaptación.

Las medidas de mitigación son aquellas acciones que están encaminadas a reducir y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las medidas de adaptación se basan en reducir la vulnerabilidad ante los efectos derivados del cambio climático. La mitigación, por lo tanto, se ocupa de las causas del cambio climático, mientras que la adaptación aborda sus impactos.

Medidas de mitigación

Entre las medidas de mitigación que se pueden poner en marcha para evitar el aumento de las emisiones contaminantes se encuentran las siguientes:

  • Practicar la eficiencia energética
  • Mayor uso de energías renovables
  • Electrificación de procesos industriales
  • Implementación de medios de transportes eficientes: transporte público eléctrico, bicicleta, coches compartidos…
  • Impuesto sobre el carbono y mercados de emisiones

 

Medidas de adaptación

En cuanto a las medidas de adaptación, son varias las acciones que ayudan a reducir la vulnerabilidad ante las consecuencias del cambio climático

  • Construcción de instalaciones y obras de infraestructuras más seguras
  • Restauración paisajística -paisaje natural- y reforestación de bosques
  • Creación de un cultivo flexible y variado para estar preparados ante catástrofes naturales que amenacen las cosechas
  • Investigación y desarrollo sobre posibles catástrofes, comportamiento de la temperatura, etc. Medidas de prevención y precaución (planes de evacuación, cuestiones sanitarias, etc.)

En esta infografía puedes comprobar cuáles son las medidas de adaptación y mitigación al cambio climático.

Mitigación cambio climático